Información, mapas, perfiles, tracks para GPS , fotos, videos …

lunes, 27 de enero de 2014

Buscando el exorcismo de Ocón --"Trail running"

Braulio obispo de Zaragoza (luego santo) y hermano de Fronimiano, uno de los discípulos de San Millán, cuenta en su obra Vita Sancti Aemiliani (año 630) el siguiente exorcismo que llevó a cabo el santo de Berceo en Parpalines (a Millán su vida le dio para mucho, vivió 101 años del 473 al 574). Este hecho aconteció en la Domus (antigua mansión-latifundio romana) propiedad del senador Honorio, ubicada en Parpalinas, paraje del Valle de Ocón (antiguamente Octaviola en honor al emperador romano Octavio o Augusto):

<< Habíase apoderado un demonio insoportable y revoltoso de la casa del senador Honorio... Muchas veces, estando el dueño de la casa sentado a la mesa con sus huéspedes, el inmundo espíritu metía en las viandas porquerías y huesos de animales muertos; otras muchas veces, cuando por la noche estaban todos descansando, cogía los vestidos de hombres y mujeres y los colgaba del techo, como si fueran trapos sucios...>>

 Por fin el santo Emiliano, canso de la tabarra que le dio el senador para que acudiera a su casa, accedió a  librarle de esa posesión diabólica,

 <<.. fue, no en los vehículos que Honorio había mandado, sino a pie, para manifestar de esta manera el poder de Dios. ...>>

Recordemos que moraba en una apartada cueva en plena Sierra de la Demanda (en Urre, San Millán de la Cogolla)
Ermita de San Millán 
y se desplazó hasta tierras de Ocón, en una época de decadencia y bandidaje en los primeros tiempos visigodos, pero sigamos con el cuento, perdón relato:

<< Prescribe el Santo que se ayune; hace que se reúnan los sacerdotes que habitan en Parpalines, y al tercer día, cumplido el ayuno que había prescrito, bendice la sal y la mezcla en el agua, según el rito eclesiástico, y comenzó a rociar la casa con agua bendita. Entonces el enemigo salió precipitadamente de lo más escondido de la casa... y apedreó al Santo; pero amparado éste con escudo inexpugnable, ningún daño sufrió. Ahuyentado finalmente el demonio, y vomitando llamas con hedor muy repugnante, se fue al desierto...>>.
Arqueta de San Millán
Con “esta evidencia” y las que proporcionaban los numerosos restos hallados anteriormente en las fincas agrícolas y tras la realización de los caminos de la zona ,como si de un moderno Schliemann en busca de la Troya de Homero, Urbano Espinosa profesor de Universidad de La Rioja encontró Parpalines en 2005.
Lo leído sobre lo anteriormente expuesto y muchas otras cosas más me han motivado a realizar la siguiente ruta, tomando como punto de inicio La Villa de Ocón. 
En un principio sigo el sendero marcado dentro de la Reserva Mundial de la Biosfera por la Unesco, que me dirige hacia el W con preciosas vistas del espeso carrascal, del Barranco de Santa Lucía y del pico Tejedo en la lontananza.
Salgo de la pista principal para coger un deteriorado camino que me aproxima a la afueras de Santa Lucía y más concretamente  a la ermita de Nª Sª del Carmen.
Carrascal, el Barranco de Santa Lucía y el pico Tejedo en la lontananza
Camino que me aproxima a la afueras de Santa Lucía 
Santa Lucía 
Molinos de Ocón
Ermita de Nª Sª del Carmen
Continuo rumbo N con la intención visitar una ermita rupestre que se ha reutilizado como corral. Prosigo por la pista entre viñedos y algunos corrales.
Ermita rupestre ,hoy corral
Entre viñedos y  corrales
Tras atravesar la carretera  me introduzco entre quejigos y carrascas por un bonito camino. Voy hacia el E con la vista en las viñas, cultivos y unas basas de riego de Galilea, Corera y El Redal situadas al N.
Bonito camino entre quejigos y carrascas
Viñas de Ocón
Basas de riego entre Galilea, Corera y El Redal
Cuando llego al paraje de Parpalinas, tras dar varias vueltas solo veo un cartel indicador,-parece haber desaparecido-, el yacimiento arqueológico, tanto una iglesia medieval como la Domus romana a 200m, han sido tapadas con tierra para su preservación.
Parpalines hoy
El yacimiento arquelogico en 2007 (foto por gentileza de Carlos Sieiro del Nido)
Un poco desilusionado y empujado por un viento de mil demonios, sigo mi camino ahora hacia el S, rumbo a Los Molinos de Ocón con la vista fija en la iglesia de San Babíl.
Tras beber agua en la fuente de la plaza, paso junto al ayuntamiento del municipio y poco después junto a un viejo lavadero.
Los Molinos de Ocón y su iglesia de San Babíl
"Abrevando"
Ayuntamiento del municipio 
Viejo lavadero
Voy corriendo mientras me empiezan a caer “cuatro gotas” camino de Pipaona. A la entrada de la población me recibe un refrescante espacio, el bonito parque de La Alameda. 
 Pipaona
Parque de La Alameda. 
Atravieso el pueblo sin encontrar gente y salgo hacia el S por una pista  que se dirige hacia la ermita de la Soledad.
Ermita de la Soledad
En este punto tomo una senda invadida por la vegetación, que ataja con componente SW. Esta desemboca en la carretera, pero al poco salgo de ella por un camino entre carrascas y quejigos.
Senda invadida
Transición
Camino entre carrascas y quejigos
Este buen camino me lleva a otro hito importante en esta ruta, un imponente molino de viento harinero (restaurado, junto a las ruinas del verdadero).Las vistas son de encantamiento .
Molino de viento harinero
Regreso unos cientos de metros por mis pasos, y me dirijo hacia el S pasando por unas granjas, –¡ ojo con los perros!-. Una pista asciende por la ladera E del Castillo camino hacia La Villa.
Corrales,¡ ojo con los perros!
Antigua iglesia de Santa María
                                     
Pero no quiero terminar esta ruta de aires históricos sin la obligada aunque cansína visita al castillo musulmán que formaba parte de la línea defensiva Clavijo, Jubera, Ocón, Arnedo y otros defendiendo el corredor (calzada) a Zaragoza.
Ladera inestable
SW
Las vistas son impresionantes, pero disfruto poco, debido al fuerte viento y la cillisca reinante.
El castillo de La Villa
NW
Este
Fuente de San Cosme y San Damián
Ermita de San Bartolomé
Tras la tempestad llega la calma 
      Puede resultaros de interes ,ver:
                           Descárgate el TRACK en Wickiloc:

2 comentarios:

  1. Menuda historias que les pasaban antes, jaja. Como siempre una buena ruta, ya sea caminando, en bici o corriendo por el monte, muy bien documentado y con buenas fotografías, un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo,una de las cosas que me motiva para realizar los recorridos, es conocer nuevos lugares y aprender sobre ellos .Y la verdad que esta zona de Ocón, a pie de monte de Sierra La Hez reune muchos alicientes para visitarla sin tenerse que desplazar mucho .Muchas veces lo cercano esconde todo un mundo.
      Gracias & Saludos,montañero

      Eliminar

MUCHAS GRACIAS A TOD@S POR VUESTROS COMENTARIOS